30 Nov 2022 - 22:57

      Migraciones: monumento a un eterno problema

      Migraciones destaca por un conjunto de carencias estructurales y humanas que nos llevan a cuestionar su capacidad para tutelar los derechos e intereses de la ciudadanía.

      Migraciones | Fuente: La República

      Monumento es aquella obra pública y patente, en memoria de alguien o algo. Por ello, inmóvil, referencial y representativa. Eso es la Superintendencia Nacional de Migraciones para sus usuarios: una institución plagada de largas filas, hecha de eternos trámites, un caldero de procedimientos a la espera de que “el plazo se cumpla” para obtener una aprobación; en suma, un monumento al Estado peruano.

      Migraciones destaca por un conjunto de carencias estructurales y humanas que nos llevan a cuestionar su capacidad para tutelar los derechos e intereses de la ciudadanía. En primer lugar, emplea un sistema informático obsoleto y deficiente en permanente colapso, programado para atender, apenas, una fracción de los miles de casos que actualmente están pendientes. Tara que, en la práctica, repercute en la programación de citas que la Superintendencia Nacional de Migraciones, en el mejor de los casos, concede a quienes madrugan en sus “colas” eternas.

      Al factor estructural se adiciona el factor humano: funcionarios que ocupan posiciones bajo criterios de politización y no de profesionalización – que es lo que debería regir en el empleo público - y que solo parecen brindar excusas o entorpecer los procesos. 

      Todas estas carencias no solo tienen como perjudicado al ciudadano de a pie, obligado a lidiar con las multas onerosas y pérdidas conexas que supone el no poder obtener un pasaporte o carné de extranjería a tiempo, sino que también restringe la economía que se ve afectada por la dilación de procedimientos migratorios iniciados por ejecutivos extranjeros que requieren contar con la calidad migratoria habilitante para realizar inversiones el país o para que sus representadas puedan continuar operando.

      Este es un panorama que, lamentablemente, ni a corto ni a mediano plazo tiene visos de mejora si no se establecen medidas urgentes, correctivas y efectivas que modifique el “sistema". Lo cual, esperamos ocurra pronto.

      Perú Legal no comparte necesariamente la opinión de los columnistas, pero respeta su derecho a la libertad de opinión y de expresión que están garantizados en el artículo 2 , incisos 2, 3 y 4, de la Constitución Política del Perú vigente.