30 Nov 2022 - 22:57

      CIDH sobre castración química: “Viola la prohibición de tortura y penas crueles”

      La Comisión Interamericana de Derechos Humanos advirtió que la castración química contraviene tratados internacionales que el Perú ha suscrito.

      Presidente Castillo propuso castración química para violadores de menores de edad. | Crédito: Difusión

      La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su preocupación por el anuncio del presidente Pedro Castillo sobre la propuesta de castración química a violadores de niños, niñas y adolescentes.

      Al respecto, la CIDH sostuvo que la castración química como forma de castigo viola la prohibición absoluta de tortura y penas crueles, inhumanas y degradantes, de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura. Actualmente el Estado peruano está suscrito a ambos tratados internacionales.

      En ese sentido, hizo un llamado al Gobierno para que adopte medidas de prevención de la violencia sexual:

      “(La CIDH) llama al Estado a adoptar medidas de prevención de la violencia sexual apegadas a estándares interamericanos, tales como fortalecer la cultura de igualdad de género y garantizar el acceso a la justicia y reparación de las sobrevivientes, mediante investigaciones con debida diligencia y sanciones respetuosas de los derechos humanos.”

      Evaluarán hoy propuesta de castración química

      Hoy sesionará el Consejo de Ministros y uno de los temas en agenda es la castración química para violadores.

      Cabe recordar que el ministro de Justicia, Félix Chero, señaló hace unos días que el proyecto sobre este tema ya está listo y será visto hoy, miércoles 20, en el Consejo de Ministros. Si esta iniciativa es aprobada, será enviada al Congreso para su debate y eventual aprobación o rechazo.

      Hay que precisar que la castración química es un tratamiento destinado a reducir los niveles de testosterona en el hombre para inhibir su libido y así controlar sus impulsos sexuales. Sin embargo, esta medida ha sido cuestionada por su eficacia, el elevado costo del tratamiento y temas éticos.